Por Rachael Petersen, Liz GoldmanMikaela Weisse y Dmitry Aksenov


Available in English here.

Disponível em Português aqui.

Tersedia dalam Bahasa sini.


¿Cuáles de los bosques del mundo son naturales y cuáles fueron plantados por seres humanos?

Orangutans at Camp Leakey, Central Kalimantan, IndonesiaOrangutanes en Camp Leakey, Kalimantan Central, Indonesia. Foto por James Anderson de la WRI (Flickr).

Parece una pregunta sencilla, pero los investigadores se han esforzado durante años para contestarla. Los satélites no pueden distinguir fácilmente entre bosques primarios y secundarios, que se producen de forma natural y las plantaciones forestales, que son creadas y manejadas por la gente para suministrar madera, goma y otros productos. Muy pocos países tienen mapas adecuados sobre la ubicación de las plantaciones.

Pero ahora estamos más cerca de hacer esto una realidad. En una colaboración entre Global Forest Watch y de Transparent World hemos completado recientemente un mapa de plantaciones forestales en siete naciones altamente forestadas y encontraron que en la mayoría de estos países, más del 90 por ciento de la pérdida de cobertura arbórea se produce dentro de los bosques naturales y no en las plantaciones forestales. Este es problemático dado que los bosques naturales, particularmente aquellos que se encuentran en los trópicos, ofrecen mayores beneficios relacionados con el clima, el agua y la biodiversidad que los paisajes antropogénicos.

ESP_figure_7_blogLos estimados de las pérdidas se calcularon utilizando un mínimo de 30 por cito de densidad de dosel de la cobertura arbórea.

El nuevo mapa  cubre con un área total de 45,8 millones de hectáreas de plantaciones de árboles (un área más grande que California), en Brasil, Camboya, Colombia, Indonesia, Liberia, Malasia y Perú. Superponiendo  datos de cambio forestal mundial con el mapa de plantaciones, podemos evaluar por primera vez el cambio dinámico de las plantaciones de árboles, identificar donde se produce la pérdida forestal en los ecosistemas naturales y localizar la conversión de bosques naturales en plantaciones. A continuación presentamos cuatro hallazgos claves de nuestra investigación:

1)      La pérdida más reciente se produjo en los bosques naturales.

En Brasil, Colombia, Liberia y Perú, encontramos que más del 90 por ciento de la pérdida de cobertura arbórea en el 2013 y 2014 se produjo en bosques naturales, fuera de las plantaciones. Esta pérdida es mucho más devastadora que la pérdida en las plantaciones, dado que los bosques naturales mantienen una biodiversidad y ecosistemas más ricos.

ESP_peru_plantationPlantaciones forestales establecidas en un Paisaje Forestal Intacto, en el centro de Perú. Más detalles en el mapa interactivo.

2)      Las plantaciones están reemplazando a los bosques naturales.

Nuestros mapas cuentan una historia diferente en Indonesia y Malasia, en donde se encuentra aproximadamente el 75 por ciento de todas las áreas de plantación identificada en los siete países. Aquí, las plantaciones cubren casi una tercera parte (30,2 por ciento) de todo el territorio de Malasia y un 12,9 por ciento de todo el territorio de Indonesia. La mayoría son plantaciones de aceite de palma, seguidas por las plantaciones de goma.

Naturalmente, estos dos exportadores principales de aceite de palma experimentaron el mayor porcentaje de pérdida de cobertura arbórea dentro de los límites de la plantación: 65 por ciento y 44 por ciento en Malasia e Indonesia, respectivamente. Esto no significa que los bosques ricos en carbono de los países no estén bajo amenaza. El establecimiento de plantaciones a escala industrial en las últimas dos décadas ha afectado gravemente los Paisajes Forestales Intactos de estos países, que es el tipo de bosque natural más rico a nivel biológico. En Malasia, más de 24.000 hectáreas de plantaciones están ubicadas en áreas que en el año 2000 fueron Paisajes Forestales Intactos; en Indonesia, esa área aumenta a más de 66.000 hectáreas.

Inclusive en Perú, donde la madera, el aceite de palma y la goma cubren actualmente solo el 0,1 por ciento de la superficie, las plantaciones están generando consecuencias graves. Durante los últimos 15 años, se establecieron más de 5.000 hectáreas de plantaciones en áreas que anteriormente figuraban en el mapa como Paisajes Forestales Intactos. Esto reafirma las preocupaciones de que se expandan nuevas plantaciones en los bosques naturales de América del Sur y África, como ya ha sucedido en Indonesia.

ESP_indo_plantationsVéa esta área en el mapa interactivo.
ESP_malaysia_plantationsUna gran cantidad de la pérdida de cobertura arbórea anual, que se puede ver arriba en color rosado, probablemente es la tala de árboles plantados a partir del año 2000. Global Forest Watch no incluye datos antes del 2000, y esto no quiere decir que no son bosques maduros o bosques naturales. Véa esta área en el mapa interactivo.
14244774048_30ebd70858_kPetróleo vivero de palma cerca de Bengkulu, Sumatra. Foto por James Anderson de la WRI (Flickr).

3)      Las plantaciones son importantes, siempre y cuando se gestionen de la forma adecuada.

A medida que la población mundial y la demanda de los productos siguen creciendo, las plantaciones desempeñarán un rol crítico para satisfacer esas necesidades. Pero para asegurar un futuro sustentable, los legisladores y otras partes interesadas deben equilibrar estos desafíos de desarrollo con prioridades ambientales, incluida la reducción de emisiones de la deforestación. Por ejemplo, las futuras plantaciones se deben establecer en  terrenos que ya están degradados y evitar los bosques naturales que tienen un alto valor de conservación.

4)      Es importante seguir diferenciando lo natural y lo plantado.

Mantener este conjunto de datos es particularmente importante para ayudar a los legisladores a tomar las mejores decisiones sobre el uso del suelo y para comprender de qué manera se expanden y se contratan las plantaciones de árboles dentro de cada uno de estos países tropicales. Sin embargo, dada la variedad de patrones de plantaciones y de especies de árboles dentro de cada plantación, sigue siendo difícil distinguir entre los tipos de plantaciones, o incluso entre plantaciones y bosques naturales, incluso utilizando tecnología de detección remota de punta. Por el momento, confiamos en el análisis humano. Una mayor disponibilidad de imágenes por satélite de alta resolución, un menor costo  de la capacidad de análisis, y el avance de los métodos de análisis, junto con una mayor transparencia entre los gobiernos y las empresas, deberían disminuir el tiempo y el dinero necesario para actualizar y expandir estos mapas en el futuro.

OBTENGA MÁS INFORMACIÓN: Explore los datos en un mapa interactivo o lea la Nota Técnica.


BANDERA DE FOTOS: Orangutanes en Camp Leakey, Kalimantan Central, Indonesia. Foto por James Anderson de la WRI (Flickr).