Por Mikaela Weisse y Ruth Nogueron


Available in english here.


Navegábamos por las aguas turbias de un rio tributario del Rio Ucayali en la Amazonía Peruana. El día anterior habíamos viajado rio arriba con ocho monitores de Nuevo Saposoa y Patria Nueva, dos comunidades indígenas de los grupos Shipibo-Conibo en el Perú. Nuestro objetivo: investigar y documentar áreas donde hubiera podido ocurrir deforestación reciente en base a análisis satelitales.

Viajando rio abajo. Foto: Mikaela Weisse.

Un hombre nos llamó conforme navegábamos a lo largo de un área deforestada a la orilla del rio.

El hombre era el líder de un grupo de “invasores,” como les llaman las comunidades a los fuereños que migran y se establecen dentro de los territorios indígenas clareando bosques y usualmente plantando coca, una actividad que es ilegal en el lugar. El hombre estaba receloso de las actividades de los monitores comunitarios e insistió en sus derechos territoriales. Teófilo Magipo, el Presidente de Nuevo Saposoa contra argumentó: la deforestación estaba dentro de los límites de sus territorios. Teófilo apuntó nuestra ubicación en un mapa que mostraba áreas de deforestación, identificada en base a análisis de imágenes satelitales, que estaban en nuestra ubicación exacta. “Los satélites te están observand0,” Teófilo advirtió.

Teddy Cairuna-Cauper de la comunidad de Nuevo Saposoa muestra nuestra ubicación en el mapa. Foto: Ruth Noguerón.

Esta fue una situación emblemática de las disputas que ocurren día a día en los rincones remotos de la Amazonia―pugnas desordenadas, a nivel personal, sobre el control de la tierra en lugares donde la presencia del gobierno y el cumplimiento de la ley es mínima.

Comunidades como Nuevo Saposoa y Patria Nueva están en la primera línea de estos conflictos.  El monitoreo en base la información satelital no solo ayuda a las comunidades a entender mejor las amenazas a sus territorios, sino que es una herramienta para defender sus derechos territoriales en sus interacciones con los fuereños y las autoridades.

Mejorando el Monitoreo Comunitario con Alertas de Deforestación

Las actividades de monitoreo son parte de un proyecto de Rainforest Foundation US (RFUS) para entrenar comunidades indígenas en el uso de tecnología monitoreo forestal de punta. Los monitores comunitarios usan las alertas semanales GLAD de Global Forest Watch, que muestran la ubicación de áreas de posible deforestación con una resolución de 30 metros. Como no hay conexión de Internet en el campo, RFUS crea mapas de papel en su base en Lima con las alertas. Estos mapas son proporcionados a los monitores comunitarios de manera regular.

Con los mapas, teléfonos inteligentes que tienen SPGs los monitores comunitarios navegan su territorio para llegar a los lugares donde se encuentran las alertas y toman foto y video documentando sus hallazgos en el lugar. Algunas veces toman video adicional con drones. Conforme es necesario, se alerta a las autoridades correspondientes.

Los mapas en papel también muestran los límites oficiales del territorio de las comunidades. Esto es crucial porque permite a los monitores saber donde comienzan y terminan sus territorios.

Monitores de Nuevo Saposoa parados en un área de deforestación reciente en su territorio. Foto: Mikaela Weisse.

El Monitoreo Requiere una Diligencia Debida, Genera Resultados

De acuerdo con Roberto Guerra, ex-presidente de Patria Nueva, la comunidad ahora sabe mejor lo que está pasando dentro de su territorio y puede identificar más fácilmente tala ilegal y actividades ilícitas gracias a las alertas GLAD. Mapa en mano, ambas comunidades han confrontado invasores en sus territorios desde que el proyecto comenzó en abril del 2016. Varios fuereños ya han salido de sus territorios, y otros han aceptado salir. “Antes no teníamos este tipo de información, había muchas invasiones, mucha deforestación,” declara Teddy Cairuna-Cauper, un monitor forestal de Nuevo Saposoa. “Desde que tenemos los mapas, hemos trabajado mucho para reducir las amenazas y la deforestación ahora ha bajado.”

Roberto Guerra explica las amenazas a Patria Nueva. Video: Ruth Nogueron.

En base a la información recolectada en las acciones de monitoreo, las dos comunidades han presentado varias quejas en la oficina del fiscal ambiental sobre violaciones en sus territorios a la Ley Forestal. Aunque los casos todavía están en proceso, el fiscal ambiental y las autoridades han visitado a las comunidades cuatro veces para investigar los casos.

También, el monitoreo catalizó la aprobación reciente de los títulos de expansión de las comunidades sobre sus territorios ancestrales, un proceso que estaba trabado y tomó nueve años.  La información satelital de Global Forest Watch ayudó a verificar el argumento de las comunidades de que los invasores llegaron y se establecieron recientemente en base a la deforestación que causaron. La evidencia refutó la posición de los invasores que ellos habían llegado antes del 2008, el año cuando las comunidades solicitaron títulos de expansión territorial.

Las autoridades locales reconocen el nivel avanzado de los monitores comunitarios y el papel que juegan defendiendo los bosques vulnerables de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Sierra del Divisor. Recientemente, los monitores fueron oficialmente reconocidos por el Servicio Forestal de la Región de Ucayali como Custodios Forestales, una posición que le da autoridad a los monitores comunitarios para confrontar la actividad ilícita y  decomisar recursos naturales obtenidos ilícitamente; así mismo, los monitores comunitarios tienen acceso directo a las autoridades relevantes tales como los fiscales ambientales y el ejército.

“Con Información, Podemos Controlar Nuestro Territorio”

Las comunidades indígenas del mundo se enfrentan con la deforestación y otras amenazas en sus territorios (y la investigación sugiere que efectivamente detienen la deforestación). La información que proporcionan las alertas GLAD es crucial en estas dinámicas. “Ahora tenemos información, y con esta información podemos encontrar la deforestación y controlar nuestro territorio” dice Teddy Cairuna-Cauper. Mejores tecnologías de monitoreo en áreas remotas ayudará a equipar a estas comunidades a defender sus territorios y proteger sus bosques.

Áreas clareadas para cultivos dentro del territorio de Nuevo Saposoa, vistas desde un dron. Video: Rainforest Foundation US.

Con Global Forest Watch, otros pueden replicar este modelo excepcional de monitoreo en Nuevo Saposoa y Patria Nueva. Las alertas GLAD semanales existen para 16 países, y se espera tener más en el futuro.

Además, Global Forest Watch está desarrollando una aplicación móvil denominada Forest Watcher, que facilitará el acceso a las alertas GLAD fuera de línea y para recopilar información de campo.

Nuevo Saposoa y Patria Nueva se han empoderado con sistemas de monitoreo en sus territorios y han logrado un mayor control en sus propiedades en un tiempo relativamente corto. Esperamos que esta experiencia inspire a otras comunidades en el mundo para replicarla.

Miembros de las dos comunidades explicando el proyecto de monitoreo y sus resultados.

Conoce más sobre las alertas semananes GLAD, y recibe actualizaciones sobre la aplicación móvil Forest Watcher. ¡Comparte tus ideas y experiencia usando las herramientas de GFW en el campo en el Foro de Discusión de GFW!